botones

18 febrero, 2018

DERROTAR LA DESESPERANZA

EL AGUIJÓN

DERROTAR LA DESESPERANZA

POR: ARTURO MOLINA
@JARTUROMS1

La información enviada por el régimen a la sociedad venezolana está cargada de desesperanza. Las apariciones públicas vienen con sonrisas cínicas y contenido irónico. Todo es premeditado para continuar provocando la desilusión y con ello la diáspora. No les interesa el progreso, y de allí la miseria.

Los oficialistas son elocuentes para herir al adversario. Estimulan la provocación para atraer la desgracia por la vía de la confrontación bélica. Procuran el desarme de los ciudadanos para armar la delincuencia y someter cualquier desavenencia. Se reparten los dineros públicos y posteriormente se acusan entre sí para distraer la atención del común y engañar ilusos.

En el socialismo modelo siglo XXI, la soledad es su reinado. Las masas los ponen nerviosos al presentarse en las calles. La protesta es satanizada y asesinan a mansalva. Promueven el populismo con descaro. Regalan lo ajeno, y patentizan el auge del dinero inorgánico. Cada palabra que emiten lleva la banalización en sus entrañas. Juzgarlos es tarea de valientes para evitar conceptos altisonantes.

El régimen es especialista para crear desunión entre amigos, vecinos y familiares. Alcanzaron el propósito de incluir en sus marramuncias a miembros de las fuerzas armadas y ahora los chantajean si les dejan solos. La cooperación para apuntalar la corrupción no acepta traiciones. Convierten a sus seguidores en desechables si contrarían sus órdenes. En otros casos se acuerdan para aparentar desunión entre ellos con el objetivo de penetrar la disidencia y posteriormente entregar la información a sus mentores.

Los socialistas siglo XXI juegan con la mente de las personas. Generan la necesidad para fortalecer la dependencia. Los valores no tienen asiento en sus actuaciones. La Constitución es letra muerta, o simplemente la usan para sus beneficios y conveniencia. Los derechos ciudadanos son conculcados cuando ellos así lo desean, y las instituciones secuestradas. Aparentar es su estilo, y el prójimo su objeto de manipulación. Profesionales con debilidades formativas se han prestado para tal esclavitud.

La imposición del pensamiento único es rechazada por la mayoría de las personas. La vía para salir del tirano encuentra su alimento en la esperanza de cambios en democracia. Esa mayoría de la sociedad venezolana se hace sentir como ciudadanos y reclama sus derechos por encima de la adversidad. Los lideres y dirigentes políticos demócratas están obligados a actuar en correspondencia. Para curar las heridas hay que tener el valor de enfrentarlas, y unidos, derrotar la desesperanza. 

ARTURO MOLINA

www.jarturomolina.blogspot.com

11 febrero, 2018

MUERTE POR DECRETO

EL AGUIJÓN

 MUERTE POR DECRETO

POR: ARTURO MOLINA
@JARTUROMS1

La sociedad venezolana muere de mengua. El régimen hace lo posible a su alcance para verificar que así sea. Los enfermos se resignan a saber que les espera el entierro. Las familias lloran, pero los oídos de los revolucionarios siglo XXI están llenos de excremento, nada entra, nada sale. Todo es arrogancia y silencio.

La diáspora de venezolanos por la frontera tachirense buscando abrir puertas en otras latitudes, porque en su tierra son negadas, es evidencia de lo que acontece en suelo patrio. Los jóvenes se despiden de sus familias con lágrimas en sus rostros, es un adiós sin saber sobre su retorno. La guerra deja los lugares vacíos de personas, son las balas las que cruzan sus cuerpos. En la tierra de Bolívar es el hambre y la miseria la que hace su gala, adornada con el apoyo del régimen.

Los ingresos salariales se evaporan en el instante en que son anunciados por el oficialismo. La hiperinflación es incontrolable, porque así está planificado por el régimen. Es el modelo político el que impone el económico, y con ello se sucede otro fenómeno, el abandono de los lugares de trabajo. Se gasta en pasaje el doble de lo que se recibe. El salario mínimo (230.000bs) es caricatura para la risa, no alcanza para la compra del cartón de huevos (400.000bs), o un litro de aceite comestible (400.000bs). Sumando cesta ticket es de 779.000bs mensuales. Consigue para comer un huevo por día, pero se tiene que prestar para comprar el aceite. Ni hablar de la harina, queso, repuestos, artículos de limpieza, y cuidado con enfermarse.

El régimen creó su programa de alimentos CLAP, y es para su gente. Quienes deseen recibir ese beneficio tiene que estar de rodillas y jurar lealtad al oficialismo, y para evitar traiciones exigen el Carnet de la Patria (es el mecanismo que idearon los revolucionarios para el control social, y la vía para sustituir la cédula de identidad), pero se robaron los dólares y ya no pueden sostener la importación de alimentos, que transformaron en corrupción, mafias y contrabando, y ahora reciben abiertamente el desprecio de los suyos.

En gobiernos regionales como el del Táchira, la gobernadora Laidy Gómez en alianza con el sector privado creo el mercado solidario a precio asequible para el bolsillo de los ciudadanos, no tiene color político, ni es excluyente. Igual sucede con el sector salud, y las jornadas sociales que adelanta en las comunidades, pero a los dinosaurios del régimen les molesta que se atienda las necesidades de las personas, y le llaman populista. Les fastidia a los socialistas siglo XXI que un gobernante se ocupe de corregir los horrores por ellos impuestos. Son modelos de gobernar distintos, que los ciudadanos deben valorar en su momento.

El régimen pretende la muerte por decreto en Venezuela.

ARTURO MOLINA
WWW.JARTUROMOLINA.BLOGSPOT.COM

04 febrero, 2018

NEGOCIANDO CON TIBURONES EN REPÚBLICA DOMINICANA

EL AGUIJÓN

NEGOCIANDO CON TIBURONES EN REPÚBLICA DOMINICANA

POR: ARTURO MOLINA
@JARTUROMS1

Los análisis políticos sobre la crisis venezolana ha permitido la incorporación de diversos sectores para el debate nacional. Ya la responsabilidad de discernir no descansa solo sobre los hombres de partido, también es compromiso de los ciudadanos en general, quienes hacen uso de las maravillas del internet y las redes sociales para expresarse con cierta libertad cuando se dirigen hacia la oposición, no ocurre así cuando lo hacen hacia el régimen, a menos que sea para alabarlo.

El sector opositor que se sienta en mesa de diálogo con el oficialismo recibe descargas en negativo de quienes se oponen al mismo, pero al final no proponen nada, lo que hace pensar que para ellos la guerra es la puerta al cambio. Tal vez tengan razón si solo se hace uso de la arrechera emocional que genera cada acción del oficialismo para colocar piedras en el camino del éxito democrático, pero dejan a un lado que en los procesos de negociación se exige, pero también se confiere.

La estrategia del régimen va a ser la misma siempre: sentarse en la mesa (con desagrado) para aparentar desear cosas buenas, y luego salen a disparar sus baterías verbales, para desprestigiar al adversario (enemigo) y generar desconfianza, desconcierto, desesperanza en la disidencia política. Se burlan de los representantes de diversos países que acuden en calidad de veedores a la cita, e incluso del propio Presidente de República Dominicana Danilo Medina, quien ha puesto sus buenos oficios para ayudar a canalizar salida pacífica y electoral ante la barbarie presente, y en consecuencia les quita la careta http://www.el-nacional.com/noticias/politica/danilo-medina-confirmo-que-no-hay-acuerdos-entre-chavismo-mud_221193 y luego piden cacao, funcionan como marionetas siempre guiados desde regímenes dictatoriales, es por esto que para la oposición levantarse de la mesa debe ser en correspondencia con la presión internacional, jamás de forma unilateral.

Las elecciones serán limpias en la medida y forma en que la disidencia política exija ese derecho antes, durante, el día de la elección, y posteriormente a ella. Los testigos electorales son claves en ese proceso, y la organización y movilización ciudadana es básica para alcanzar el propósito del cambio de gobierno. Pero son condiciones que deben estar claramente suscritas entre las partes, nada se puede dejar al azar.

Canalizar la elección del candidato de la Alternativa Democrática, para asumir la vocería y exigencia del sector mayoritario que anhela nuevos gerentes en la conducción del país no debe esperar. Es la elección del líder, el vocero, no el mesías, de allí que el programa de gobierno es fundamental para avanzar con paso firme en la consolidación de la propuesta unitaria de los venezolanos.

La detención del dirigente político Enrique Aristiguieta Gramcko, por parte del régimen, (violando toda norma constitucional y judicial, amén de la edad que él ostenta) es evidencia de estrategia a favor de la violencia. La exigencia del Carnet de la Patria para cualquier gestión de los ciudadanos ante los entes gubernamentales nacionales, es otra de las presiones para el control social que aplica el oficialismo. Crearon el hambre y la miseria, y proporcionan a su vez el mecanismo para terminar de arrodillar a los venezolanos.

La negación de permitir la validación del Partido primero Justicia en el reparo correspondiente a los días 3 y 4 de febrero, va en consonancia con el propósito del oficialismo de eliminar toda posibilidad de organización partidista distinta a la suya. Bravo por Acción Democrática que con el apoyo de sus militantes y amigos le propino derrota al régimen en sus aspiraciones inquisitorias. Así se combate a la dictadura, cuerpo a cuerpo, aferrados al texto constitucional y movilización de los ciudadanos.

La desesperación del régimen los lleva a generar situaciones de confrontación con Gobernadores de oposición legítimamente electos. Por la vía del dedo, nombran sus bacalaos con el nombre de PROTECTORES, la realidad es que son DESTRUCTORES MAGOS, ya que todo lo que tocan lo desaparecen o destruyen. La gobernadora del Táchira Laidy Gómez, los tiene demasiado nerviosos, en corto tiempo la noble, creativa, pujante, corajuda e incansable mujer, ha demostrado a propios y extraños de que está hecha la estirpe del tachirense, marcando pauta de gestión libre y transparente a favor de los ciudadanos. De mantenerse así, el susto para los socialistas siglo XXI se acrecentará cada día.

El hambre y miseria desatada por el régimen en contra de los venezolanos, debe servir para reflexionar sobre el gobierno que se quiere, y desde allí revisar con serenidad la propuesta del factor colectivista y la del sistema de libertades. El transito al restablecimiento de la democracia no es camino despejado, y en consecuencia es de ciudadanos comprometidos con la democracia asumir que los representantes de oposición están negociando con tiburones en la mesa de diálogo en República Dominicana.

Arturo Molina

jarturomolina@gmail.com

28 enero, 2018

EN LA UNIÓN ESTÁ LA FUERZA CONTRA LA ESCLAVITUD

EL AGUIJÓN
EN LA UNIÓN ESTÁ LA FUERZA CONTRA LA ESCLAVITUD
POR. ARTURO MOLINA
@JARTUROMS1

La estrategia del régimen direccionada a dividir al adversario político, parece les ha dado dividendos, al contemplar públicamente controversias altisonantes entre factores de oposición, generando desconfianza en los ciudadanos, quienes quedan expuestos cándidamente a las garras de los laboratorios del régimen y radicales.

El oficialismo juega a quebrar la resistencia mental de los ciudadanos. Ataca sin clemencia para sembrar susceptibilidad y liquidar posibilidad de cambio. Los dirigentes políticos de oposición son expuestos al escarnio público por adversarios que juegan a la guerra. La posibilidad de alcanzar el trono impone la inmediatez y con ello la desproporción de la aspiración.

El régimen anula partidos y crea otros a la vez. Es el mensaje subliminal para desconcertar, maltratar al contrario, arrinconarlo, hacerle creer que todo está perdido, y así impone su hegemonía política totalitaria. Triunfa al lograr la abstención, porque mientras unos se niegan a participar, ellos quedan con el camino libre para avanzar en su proyecto de esclavitud. Los complejos de la oposición ayudan a su causa.

Al régimen hay que combatirlo con sus propias armas. Desnudarle por completo ante la opinión internacional para que se cierren las vías de financiamiento para la adquisición de armamento que va a ser usado en contra de los adversarios políticos; la lucha es adentro, buscando el restablecimiento del hilo constitucional, aupando el retorno al sistema de libertades. La libertad se alcanza en el terreno de las convicciones, de ideas, propuestas, organizando y movilizando a los ciudadanos con acciones asertivas. Jamás con la claudicación. En política quien se retira pierde.

Aspiraciones políticas tienen todos quienes activan en la misma. Derecho a plantear vías para solventar diferencias también. Permitir la participación de los ciudadanos en la toma de decisiones es pertinente, aconsejable y plausible. Los dirigentes están para dirigir, los lideres para liderizar, pero estos no alcanzan sus aspiraciones políticas sin organizaciones que canalicen los anhelos sociales, y eso se logra escuchando, debatiendo, mediando, promoviendo ideas y proyectos, con claridad filosófica y conceptual.

La realidad venezolana exige ponderación, humildad y madurez de sus líderes y dirigentes de partidos políticos, gremios, estudiantes, sindicatos, productores, independientes. Salir del modelo político colectivista impuesto por el régimen militarista-comunista-dictatorial, para retornar al sistema de libertades, es tarea de todos los demócratas. Divididos y sin partidos es imposible alcanzar el propósito democrático. En la unión está la fuerza contra la esclavitud.

ARTURO MOLINA

www.jarturomolina.blogspot.com

21 enero, 2018

HACER POLÍTICA CON CABEZA FRÍA Y PIES SOBRE LA TIERRA

EL AGUIJÓN
HACER POLÍTICA CON CABEZA FRÍA Y PIES SOBRE LA TIERRA
POR: ARTURO MOLINA
TWITTER: @JARTUROMS1

La desilusión es la fuente estratégica que alimenta y mueve el accionar del régimen en cada paso que adelanta para generar desanimo en la sociedad venezolana. La muerte es el mecanismo que ostentan para amedrentar a los desafiantes o contrarios a sus políticas gubernamentales. Cualquier protesta es señalada como terrorista, dada la proyección que hacen de sus propias acciones. Los perdonados de ayer, hoy se ríen de esas oportunidades y en consecuencia las niegan, violentando la normativa legal al imponer la Pena de Muerte para resarcir sus propios miedos.

La dirigencia política de la alternativa democrática nacional, regional y local, tienen el deber de pensar y repensar cada movimiento y palabra a adelantar ante el colectivo social. Factores disociadores de la convivencia ciudadana aúpan salidas violentas del régimen, que en cualquier análisis serio, terminan en conclusiones a favor del oficialismo, quienes sin perder tiempo, promueven tales eventos para reafirmarse en el poder y con ello dilatar cualquier salida pacífica. Lo no convencional los robustece.

Las decisiones de los representantes de la oposición venezolana en el dialogo con el oficialismo y presencia internacional, tienen que sostenerse sobre la base del respeto a la Asamblea Nacional legítimamente electa el 6D- 2015 (conformación plural); nombramiento de un CNE equilibrado –con reglas de juego claras-; presencia de ayuda humanitaria; quiebre del control monetario; respeto a la libertad de opinión y protesta ciudadana, y libertad de los presos políticos. Sin embargo, hay realidades políticas que también tienen que sopesar, para avanzar en el ganar-ganar.

Para nadie es un secreto que el actual presidente de la República violentó la Constitución Nacional, al postularse al cargo de Presidente, siendo vicepresidente en ejercicio, amén de que no se conoce de que parte de Venezuela es, ya que su Partida de Nacimiento es todo un misterio, pero igual, es el Presidente. Acontece con la llamada Asamblea Nacional Constituyente (unicolor e ilegitima), pero existe, es una realidad, aún sin ser reconocida por la mayoría de los venezolanos. 2018 es la puerta que se abre o cierra a los cambios deseados.

La alternativa democrática no puede volver a repetir el error que cometió en el año 2005, al abandonar la participación para la elección de la Asamblea Nacional, o como sucedió con la elección de Alcaldes en 2017. Tampoco reforzar mecanismos perversos como los impuestos por el oficialismo en la elección de la Asamblea Nacional de 2015, al postular candidatos fuera de su ámbito natural, violentando con ello lo establecido en la Constitución. La lucha contra el tirano hay que hacerla desde todos los frentes, bajo el auspicio de la Ley, al final, si la estrategia es la correcta y priva el interés nacional, se impondrá la mayoría, y esa en consecuencia es la democrática, la que apuesta al sistema de libertades. Hacer política con cabeza fría y pies sobre la tierra.

ARTURO MOLINA

www.jarturomolina.blogspot.com

14 enero, 2018

ES MOMENTO PARA EL DESPERTAR CIUDADANO

EL AGUIJÓN
ES MOMENTO PARA EL DESPERTAR CIUDADANO
POR: ARTURO MOLINA
@JARTUROMS1

Después de setenta y ocho días sin realizar el ejercicio de la escritura para plantear mis puntos de vista sobre el acontecer político, económico y social de Venezuela, he decido retornar a mi blogger Trinchera Tachirense, para retomar mis opiniones, respetando siempre las ajenas.

La crisis venezolana se acrecienta, y esa es la ruta trazada por el actual régimen de corte militarista-comunista-dictatorial del siglo XXI: la del hambre y la miseria. A diferencia de algunas opiniones de quienes critican posturas ideológicas para asociarlas a los males que padece la República, tratando de culpar a otros de lo que ha sido su propia responsabilidad, no dejo hueco en mi ideal, y abiertamente expreso que soy socialdemócrata.

Venezuela se mueve en aguas turbulentas desde hace décadas. Los últimos dieciocho años, son la muestra de la decadencia, el desvío y la desarticulación de valores, ausentes en programas y políticas públicas serios, direccionados a engrandecer la República, en esto que la minoría llama revolución. Al contrario, es evidente la entrega que a toletes hace del territorio venezolano el actual régimen a factores extranjeros.

El año que recién comienza (2018) trae consigo la elección del nuevo Presidente de la República, y en la esfera de la centralización forzada que impone el régimen, pasa a ser la de mayor importancia entre las que se han realizado, y las que restan por realizarse. Para quienes vemos la descentralización como la vía para producir cambios profundos en el país, la elección de liderazgos locales y regionales, son de primer orden, pero hay camino por recorrer y conquistas por realizar, para avanzar a ese escenario, que en todo caso no está lejos de consolidarse.

La alternativa democrática debe presentar sus liderazgos ante la opinión pública nacional. Los partidos políticos, sociedad civil, gremios, asociaciones, tienen el merito y derecho de postular a sus representantes. Lo importante es debatir y aprobar el método de selección del candidato que va a representar la corriente del sistema de libertades. Liderazgos de la talla de Henry Ramos Allup, Claudio Fermín, Eduardo Fernández, Ramón Guillermo Aveledo, Antonio Ledezma, no tienen porque ser desechados, para pujar en la opinión pública una confrontación entre los dirigentes de partido “tradicionales” vs Leopoldo López, Enrique Capriles, Maria Corina Machado, Henry Falcón como “no tradicionales” o “modernos”, en una especie de laboratorio, que pareciera  es para favorecer al régimen.

Aunado a ello, se suma la posición de factores que desean el poder y presentan el nombre de figuras como las del empresario Lorenzo Mendoza, pero cometen el error de sumarse a la anti política y descalifican a los demás aspirantes para obtener apoyo, olvidando que en el contexto actual, todos son necesarios.

Venezuela requiere de unión de sus dirigentes y clama por la elección de un líder que encarne el sentimiento de cambio y genere esperanza en los venezolanos para restablecer la sana convivencia social, en franca distancia del odio sembrado por el sistema militarista-comunista-dictatorial a través de la manipulación.

Se requiere de un líder que marque el camino con un programa consensuado. Cero mesías. Es momento para el despertar ciudadano.

ARTURO MOLINA

27 octubre, 2017

SOBREVIVIR Y RESCINDIR LA BARBARIE EN VENEZUELA

EL AGUIJÓN

SOBREVIVIR Y RESCINDIR LA BARBARIE EN VENEZUELA

POR: ARTURO MOLINA
@JARTUROMS1

La crisis política, económica, social, ética, moral y cultural está desmembrando la sociedad venezolana. El amanecer de cada día es visto como parte de una pesadilla. Las noches se transforman en eternos petitorios para extender su alargue. Las lagrimas de las madres y padres en los hogares son la lluvia que acaricia su rostro para recibir el nuevo amanecer bajo el auspicio del “no tengo nada para alimentar a la familia”, “el dinero no alcanza para realizar compras y suplir la necesidad” “no se consigue nada, y lo que existe es muy costoso”. La salud de los ciudadanos se deteriora a la luz de la escasez, inflación, desempleo, bajos ingresos, especulación y manipulación.

Los centros de salud pública son espacios para entrar y dar vuelta de retorno sin atención al paciente, porque no hay insumo alguno para proceder a realizar examen que facilite el diagnóstico, sugerir o aplicar tratamiento. Se apela al ¿dónde le duele? y el ¿tal vez? ¿Puede ser? Algunos enfermos corren con suerte y “bingo” se dio con el problema, el azar jugó a su favor, pero la mayoría terminan sufriendo las consecuencias del estado de abandono en que se encuentran los centros de atención hospitalaria en manos del régimen. Morir de mengua no puede ser nunca la alternativa. La indolencia no es parte de los venezolanos.

Nacer en Venezuela es toda una odisea, o hasta un milagro. No hay vacunas, pañales, leche, sala de parto en condición óptima, yodo, curitas, tijera, alcohol, hilo para sutura, inyectadora, algodón, biberones. Los padres son súper padres, todo lo tienen que parir. El llanto del recién nacido no es por felicidad, es para descargar su rabia contra los padres quienes se dan el cache de traerlo a tierras revolucionarias a sufrir desde el vamos. Y para cerrar con broche dorado, el régimen no registra u oculta la estadística de muerte de neonatos. Se reservan el derecho de admisión y publicación de datos.

Los revolucionarios siglo XXI atentan contra la academia, la calidad de la formación profesional, el derecho al trabajo y la pluralidad de pensamiento, al exigir a los profesionales el carnet de la patria y estudios de posgrado por ellos elaborados y desarrollados (adoctrinamiento y sumisión partidista), como requisitos para el ingreso a la administración pública. La calidad es sustituida por la cantidad. Las universidades están para servirles a los revolucionarios no a la sociedad, por ello las atacan y niegan presupuestos. Pretenden el quiebre de la autonomía, su desaparición o control total.

La institucionalidad venezolana está viviendo momentos de entereza. La República se niega a desaparecer. En tiempos del socialismo del siglo XXI los ciudadanos demócratas luchan unidos y aferrados a la Constitución para sobrevivir y rescindir la barbarie en Venezuela.

Arturo Molina

www.jarturomolina.blogspot.com