botones

14 octubre, 2018

REPENSAR PARA RESCATAR LA DEMOCRACIA


EL AGUIJÓN

REPENSAR PARA RESCATAR LA DEMOCRACIA

POR: ARTURO MOLINA

La democracia está siendo duramente golpeada en el mundo por actores políticos que no creen en su propuesta como sistema para la convivencia social. La estrategia de esos factores es desarticularla, sacarla del escenario y apuestan a las desgracias para culparla de tales males. Eso hace obligante que se abra debate sobre la forma y el fondo que la democracia como representación del sistema de libertades se pueda o no mantener en el tiempo, contra las barbaridades que se vienen desarrollando en regímenes dictatoriales, tiránicos, fascistas, nacionalistas, colectivistas, arraigados todos en la esclavitud de las personas como fórmula para sostener el poder.

Reflexionar sobre los logros obtenidos a través de la implantación del sistema de libertades en el marco de las sociedades de avanzada, e incluso en aquellos que no han sobrepasado el lema de países en desarrollo, obliga a revisar los resultados y hacer análisis sobre base de realidades, sin dejar aspectos positivos y negativos, siempre considerando que la opción es a mejorar. Desde allí se puede señalar que en el mundo se han registrado tres grandes revoluciones tecnológicas: la agraria, la industrial y la informática, y hay una que va en proceso de consolidación denominada neurotecnológica, conformada por la inteligencia artificial y las redes neuronales, todas ellas dentro del contexto de la era de la robotización.

Desde esa perspectiva pareciera que en el mañana el hombre como fuerza de trabajo va a ser desplazado de sus lugares de ocupación, específicamente aquellos que no han obtenido conocimiento en área de la tecnología, y tal vez direccionada a sus ingresos salariales, hoy muy cuestionados en países anclados en el sistema de gobierno arcaico. Pero cabe preguntarse si esas revoluciones de alguna forma ¿han generado espacio para que persistan esos sistemas de gobierno esclavistas? Crear escenarios novedosos pensando en el ingreso que genera desde la empresa y no para las personas ¿ha permitido esos abismos que obligan a los menos capacitados a recurrir a fuentes de ingresos bajas, que en definitiva consolidan brechas sociales desiguales y con ello se siembra desprecio por los otros? ¿Es la robótica la solución o se transforma en problema? ¿Están preparados los ciudadanos para asumir retos tan profundos como los registrados en la actualidad en el mundo? ¿Puede en democracia perfilarse vías a consolidar calidad de vida con igualdad de oportunidades en la formación profesional o no, sin tener que vivir en pobreza? ¿Qué forma de democracia se debe poner en práctica para la selección de mejores gobernantes?

Las democracias con estereotipos de representativa, directa, parlamentaria, navegan en severos cuestionamientos. Hasta el concepto de libertad debe ser revisado, porque se ha entrado en un camino fangoso al confundirlo con relajo. Los dictadores se valen de eso para aniquilar la libertad de pensar y decidir. No es nuevo que en sistemas de gobierno contrarios a la democracia se atente contra las personas e instituciones que no se dobleguen a sus imposiciones, destacando la cárcel, el destierro y la muerte entre sus logros.

Venezuela no escapa a esa disyuntiva y hay necesidad de abordar el debate en torno a la democracia que ostenta y la fortaleza de sus instituciones. Hay ciudadanos que proponen la implementación de un Estado Federal Descentralizado, otros van a favor del liberalismo puro. Hay quienes prefieren el sistema presidencialista. El régimen actual diseña constitución a su medida para establecer el estado comunal. La lucha no es de actores políticos contra los que reniegan de ellos. Tampoco es que los que están haciendo el papel de reguladores en las instituciones políticas se las están comiendo. Lo cierto es que la jugada no va a prosperar desde lejos y con apetencia personal. El mundo sigue su curso, los cambios a favor o en contra no se detienen. El estado de bienestar implementado en suelo patrio falleció, necesario es repensar para rescatar la democracia de y para los venezolanos.

ARTURO MOLINA
@jarturoms1
www.jarturomolina.blogspot.com

07 octubre, 2018

LA VOLUNTAD CIUDADANA NO SE LIMITA


EL AGUIJÓN

LA VOLUNTAD CIUDADANA NO SE LIMITA

POR: ARTURO MOLINA

Los ciudadanos que tienen ejemplo de familias que han actuado con respeto, impulsando valores y principios para la convivencia sustentada en la libertad de expresión y la pluralidad, son en esencia quienes conforman la mayoría del país, y por ende apuestan al rescate de la democracia como sistema político para alcanzar crecimiento y desarrollo socio político y socio económico.

Las pretensiones de una representación minoritaria de vulnerar los derechos de esa mayoría, están recibiendo el desplante de sus propios seguidores, quienes rechazan abiertamente la manipulación asumida con descaro por el oficialismo al pretender comprar la conciencia ciudadana con dádivas, y posteriormente someterlos a las injusticias de la pobreza y la dependencia gubernamental.

El régimen ha creado toda clase de absurdo para beneficiar el delito. Así en 20 años de usufructuar el poder, ha apostado por el incremento de la delincuencia. Los amigos de lo ajeno roban libremente a cualquier hora del día o noche, convirtiéndose en amenaza pública, pero de ello se hacen los ciegos los oficialistas. Quienes cometen el delito pareciera ser son altos panas de los funcionarios de seguridad ciudadana y están autorizados para realizar fechorías en busetas, calles, avenidas, veredas, barrios, urbanizaciones, escuelas, universidades, semáforos, estacionamientos. No hay aplicación de política pública para contrarrestar ese flagelo, la que “existe” es para profundizarlo.

El apoyo a la corrupción es materia a revisar por las personas en el contexto del sistema colectivista. Funcionarios adscritos a cuerpos de seguridad han sido denunciados por los ciudadanos ante el atropello al que son sometidos permanentemente en alcabalas o en su libre tránsito, para persuadirlos de entregar dinero, o lo que produce, lo contrario pueden ser acusados de violar la norma, no importa si eso es verdad o mentira, lo que vale es el pago, y  de demorarse en hacerlo efectivo, puede ser objeto del incremento de la solicitud económica, hasta llevarla a divisa extranjera, bien con el dólar, euro o el peso.

El aumento en los servicios públicos es el ala que mueve el régimen para terminar de extraer de los bolsillos de las personas los poquísimos recursos económicos que recibe y hacer a los funcionarios cómplices de sus planificadas acciones, y si se niega a hacerlo, es sacrificado en nombre de la justicia injusta, pero justa para los revolucionarios siglo XXI.

La distracción es permanente como estrategia gubernamental para evitar la protesta ciudadana. La crisis humanitaria ya no es escondida, pero se disimula con propaganda. El pago del salario ya no es quincenal porque la moneda nacional se volvió sal y agua, y se anuncia semanalmente pretendiendo engañar una vez más a las personas. Largos 20 años han pasado con el mismo anzuelo y distinto nombre, pero, la voluntad de los ciudadanos por alcanzar los cambios en democracia no logran limitarla los mercaderes de la política.

ARTURO MOLINA
@jarturoms1
www.jarturomolina.blogspot.com

23 septiembre, 2018

¿IMBÉCIL O CHULO?


EL AGUIJÓN

¿IMBÉCIL O CHULO?

POR: ARTURO MOLINA

Imbécil es el concepto utilizado por el señor Luis Almagro, Sec. Gen. Organización Estados Americanos (OEA), para referirse al ex presidente de España José Luis Rodríguez Zapatero. No me alegro por ello, porque los hechos denotan lo contrario. Las declaraciones que ha venido emitiendo este señor con respecto a lo que acontece en suelo venezolano, son propias de representante de gobierno nacional, en este caso del ministro para las relaciones exteriores, cosa que no sucede, pero si lo hace con frecuencia el señor Zapatero, lo que puede verse como una intromisión en los asuntos internos, o en su defecto es el ministro tras la cortina, y el verdadero es de caricatura, y no sería para asombrarse, porque la invasión permitida por los revolucionarios siglo XXI de factores externos a lo largo y ancho del territorio nacional registra exabrupto peligroso para el futuro del país.

Los problemas internos están tomando caminos externos. La presión internacional sobre lo que acontece en Venezuela sigue su curso, pero tiene matices diferentes. Los que creen en la intervención militar extranjera como salida al actual sistema de gobierno, y los que anuncian que esa estrategia lejos de ayudar atornilla al régimen en el poder, y desvía el propósito de restablecer la democracia. Comparto sin ambigüedad la segunda.

La sociedad esta distraída en comprar alimentos, medicinas, gasolina, gas domestico. Eso estaba ayudando al régimen, pero van apareciendo brotes de protesta espontánea en la calle ante las dificultades por la que están atravesando los ciudadanos. La ausencia de articulación la deja como un simple reclamo del momento. El régimen activa plan de contingencia y allí desaparece la angustia.
En los últimos días se ha observado un esfuerzo unificado de los diferentes gremios y sindicatos en pro de la defensa de salario digno, y el respeto a las reivindicaciones alcanzadas durante décadas, y que de un plumazo el socialismo siglo XXI elimino. Allí se ve un esfuerzo unificado, serio, coherente, centrado en el reclamo constitucional, pero el dilema esta en hacer la lectura correcta a los acontecimientos provocados por el régimen para evitar falsas expectativas y con ello el sin número de frustraciones en las personas.

Eso obliga entonces a preguntar ¿el problema es el sistema de gobernó impuesto? ¿Qué es lo que se quiere cambiar? ¿La única salida a ese sistema de gobierno es con la intervención militar extranjera, o pueden los venezolanos, organizados, con dirección y claridad en el propósito alcanzar el cambio? ¿Hay sentido de pertenencia y responsabilidad en el actuar? ¿El interés es la inclusión, o seguir culpando a otros para sacar provecho personal de la crisis colectiva? Sin duda que mientras no exista acople en la disidencia, van a existir los Rodríguez Zapatero a montones para “favorecer” al régimen.

El régimen ha anunciado hasta la saciedad que en Venezuela no hay crisis humanitaria, negando cualquier participación de factores externos en auxilio de los ciudadanos. Hoy el panorama cambio, han aceptado la ayuda del gobierno chino, en franco reconocimiento del problema existente, pero no se debe caer en la trampa del socialismo siglo XXI. La ayuda es permitida porque es el gobierno chino quien manda en Venezuela, tratándola como un balón de fútbol, se la pasan de país en país, algunos la manosean con tal desprecio, que se vivieron y ayudaron a robar el erario público nacional.

El foro de Sao Paulo fue creado con ese propósito, y desde la riqueza natural existente en suelo patrio, financiar a los comunistas frustrados del mundo. La pretensión es darle oxigeno al imperio del hambre y la sumisión. El señor Zapatero es uno de esos vividores, al igual que lo son los hermanos castro, y rusos. Llamarlo imbécil es una simpleza, porque ese señor es un chulo. Lo demás es cuento de calle y especulación barata.

Arturo Molina
@JARTUROMS1

16 septiembre, 2018

ACCIÓN DEMOCRÁTICA


EL AGUIJÓN

ACCIÓN DEMOCRÁTICA

POR: ARTURO MOLINA

La lucha por el poder siempre deja gratos e ingratos momentos. La vida es así, está llena de vicisitudes y complejidades. Superar cada día la adversidad es parte de la planificación con compromiso. La actitud hacia el logro define esos momentos. Las victorias y las derrotas son para entender lo que se hace bien o para revisar y superar el error. Cuando se vive, se celebra, al morir, queda el recuerdo. Los países alcanzan desarrollo y calidad de vida, porque hombres y mujeres se esfuerzan por lograrlo con trabajo, responsabilidad y mística. Así se agrupan, comparten, intercambian, conviven. Los ideales se mantienen en el tiempo dependiendo de la solidez que ellos representan, y de la realidad del contexto a alcanzar. Los sueños por mejorar el modo y calidad de vida de los ciudadanos conllevan el surgimiento de alternativas, unas novedosas, apuntando desde el presente, reconociendo el pasado, con vista hacia el mañana. Otros fenecen porque anclan en el pasado, incapaces por entender el surgimiento del nuevo día.

Llegar a los setenta y siete años (77) es de admirar, y se debe tener presente que ese logro no es por simple espontaneidad. Hay que adentrarse en el significado que ello representa. Alguien pudiera decir esa edad es de viejos, pudiera ser así, si la línea del tiempo de vida se determina de esa forma, con el indicativo para el ser humano de que se procrea, nace, vive sus momentos y muere. Acción Democrática ha superado esa realidad, porque está conformada por hombres y mujeres que han sembrado en tierra fértil sus sueños de país, evolucionando en el tiempo histórico, con arraigo y sentimiento nacional. Su legado se analiza permanentemente, para unos bien, para otros con celo, pero se debate y está presente en cada rincón de Venezuela.

Acción Democrática adquirió el renombre del Partido del Pueblo, porque sus insignes representantes, encabezados por Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, entre tantos otros, entendieron la depravación que significaba la ideología comunista para alejarse de ella, e internalizaron, planificaron y actuaron en la defensa de los Juan Bimbas, los de a pie, los descalzos, sin techo, tierra, pan y trabajo. Los sin derechos políticos, económicos, sociales, culturales, educativos y justicia. Nació de las entrañas de su gente que gritaba con lágrimas silenciosas libertad. Es el partido que surge contra la dictadura, empuña y promueve el voto como arma para liquidar al tirano, al dictador, al sátrapa. Resistió persecución, presidio, exilio y muerte de sus dirigentes, Leonardo Ruiz Pineda es el símbolo contra esa aberración. Es el partido que organiza e ilustra a los trabajadores, obreros y campesinos, para alcanzar reivindicaciones en su lucha contra la explotación y el oprobio.

Acción Democrática nació sin odio, esa es la grandeza de esa noble institución política. Abrazo a pobres, ricos, trabajadores, industriales, comerciantes, estudiantes, profesionales, sin importar credo o religión. Se rebeló en contra de la dictadura con propuestas democráticas para los venezolanos. Desde el Plan de Barranquilla, hasta la unidad para la gobernabilidad con el Pacto de Pinto Fijo se hicieron posible con la sabiduría de quienes abrigaban la esperanza de establecer el sistema de libertades en suelo patrio. Errores y aciertos se pueden señalar, pero traición a la patria ninguna.

Mucha agua ha corrido debajo del puente con el transcurrir de los años. De algunos adversarios políticos Acción Democrática ha recibido desprecio, pero de la mayoría de los venezolanos recibe afecto y respeto. La Venezuela contemporánea vive momentos de apremio. Acción Democrática esta llamada a asumir papel preponderante en la lucha contra el tirano. Retomar sus raíces, reorganizar sus estructuras, actualizarlas, modernizarlas y articularlas con la sociedad es fundamental para escuchar y debatir el modelo país que con unidad de propósito se debe ponderar en futuro cercano,  y con estrategia clara ir al rescate del sistema de libertades que pretende arrebatar el socialismo siglo XXI. Son momentos históricos distintos, pero la razón es la misma: DEMOCRACIA y LIBERTAD, eso es ACCIÓN DEMOCRÁTICA.

ARTURO MOLINA
@JARTUROMS1
www.jarturomolina.blogspot.com


09 septiembre, 2018

EN BLANCO Y NEGRO


EL AGUIJÓN

EN BLANCO Y NEGRO

POR: ARTURO MOLINA

La película sembrada por los dirigentes del socialismo siglo XXI en Venezuela, es de la prehistoria. El tiempo ha evolucionado, pero ellos siguen anclados a lo peor del pasado. Son creadores y portadores de la miseria. En materia económica son los campeones del exabrupto. La igualdad la entienden para los pendejos desde la pobreza, y para ellos desde la riqueza mal habida. Al sentirse que van en caída, buscan rápidamente alternativa para ganar tiempo, oxigenarse y continuar con la barbarie.

Al llamado bolívar soberano le está sucediendo lo mismo que al bolívar fuerte. Se diluye a velocidad supersónica. No hay efectivo, sigue el corralito. Lo menos que existe en espacio venezolano es soberanía. La inflación reina en país direccionado por aprendices, o en consonancia con lo planificado por factores externos que arrebatan la riqueza natural, y requieren a una sociedad en desgano, sin ánimo, desalentada, ocupada en la cola, distraída, en confrontación con la dirigencia política disidente. Siempre hay un pote de humo para tapar la realidad. Las dádivas ya no son tan fáciles de dar. Se hurga el bolsillo de las personas, pero antes se les da un engaño, y luego se procede con la rapiña.

En escasos ocho días de estar funcionando la reconversión monetaria, ya se transformó en pesadilla. La nota era hablar de los 180 millones, ahora es revisar la subida de precios y llorar a grito limpio. El cuento de los 1800 soberanos les dio cierto aire al régimen, pero desaparecer beneficios conquistados por la clase laboral a través de los años, hace que la acción se vea turbia para el escenario de los próximos días en el sector público. Igual acontece con el sector privado, allí no es suficiente decir que van a subsidiar los primeros tres meses. Nadie invierte para perder, eso solo sucede en regímenes autocráticos. Mantener controles sobre la producción, haber desaparecido la empresa privada a través de la expropiación o quiebra, arroja el resultado de la escasez. Las empresas de las que se apropio el régimen ilícitamente y fueron entregadas a sus allegados, ahora son solo espacios vacíos, llenos de ratas y malos olores.

Hay anuncios desde el régimen de liberación de la moneda. La propuesta la venden con bombos y platillos. Eso trae consigo un olor nauseabundo, ¿liberan la moneda, con controles sobre los bienes de producción?, no se entiende, a menos que sea un mecanismo para el lavado de dinero, porque sin reglas de juego claras para que el inversionista se active, y comiencen a moverse las divisas fuera de la exclusividad del régimen, la propuesta pierde seriedad y suena a nuevo engaño, o trampa caza bobos. Ahora las entidades bancarias son cajeros automáticos del ente emisor central, y los ciudadanos están marcados por el carnet de la patria, entonces ¿se le puede tener confianza al oficialismo por lo que anuncian? Hay apertura real, o es estrategia para el respiro. Toma cuerpo lo que han dejado correr en pasillos, “el régimen es experto en la jugada mal habida, y necesita blindar el dinero de algunos de sus altos jerarcas, tanto a lo interno como lo externo”. Ver para creer dicen por allí.

La película del oficialismo y su brazo político PSUV de los hermanos castro vive anclada en lo que le ha permitido obtener beneficios a sus bolsillos, eso ya es imposible esconderlo. La sociedad venezolana debe sacudirse y tomar decisión viable, pacífica y constitucional, para alcanzar el cambio de gobernantes. Es la hora de comenzar a revisar y asumir que existen los colores, para terminar en sana paz con la vulgaridad que han impuesto a los ciudadanos pseudo dirigentes que nadan en el estiércol. Dos cosas pueden suceder, lo bueno, con el conocimiento, o lo malo, con la ignorancia. No todo es en blanco y negro.

ARTURO MOLINA
@JARTUROMS1
www.jarturomolina.blogspot.com


04 septiembre, 2018

¿INTERVENCIÓN MILITAR?


EL AGUIJÓN

¿INTERVENCIÓN MILITAR?

POR: ARTURO MOLINA

La suerte política para Venezuela pareciera la pretenden definir actores que desean salidas violentas o militares. Se valen del nivel de conflicto generado por el régimen para avivar la desesperanza y jugar al quiebre disimulado del oficialismo, a través de salidas no democráticas, siempre que sus intereses sean resguardados. Le hablan al país con un discurso llorón, pero se ríen por dentro. Apuestan al todo, siempre y cuando ellos sean ganadores, y a la nada si son otros los que pueden cobrar. Desprestigian a cualquier dirigente que no se alinee con su deseo. No son de derecha, ni de izquierda, ni de centro, ni de nada, son arribistas vividores del momento.

La salida del régimen en Venezuela pasa por el entendimiento de los venezolanos. Apuntar a intervenciones  o alzamientos militares es darle oxigeno al oficialismo, y esa podría ser una postura disimulada del socialismo siglo XXI, y de algunos quienes dicen le adversan, pero en la práctica se asoma otra cosa. Los buenos son quienes llaman a la catástrofe, los malos quienes auspician la salida electoral. Tal vez no les conviene medirse en elecciones, y apuestan a lo sencillo: el dedo.

Gobernar para los arribistas es un negocio. Entienden la administración pública para el saqueo. No se diferencian en nada a los actuales gobernantes del socialismo siglo XXI. Consiguen dinero y embaucan a pendejos en sus peripecias. Utilizan las cámaras para llamar al desmadre. Son experimentos de mentes perversas con desespero por el control del poder. La sociedad y sus ciudadanos les saben a estiércol. Entienden solo lo que les conviene. Preparan discursos y se los aprenden de memoria, y mirando al espejo disponen su actuación.

La salida militar es conveniente para élite militar, no para el Juan Bimba. El de a pie sigue su escabroso descenso hacia la miseria. Es el escenario para continuar impulsando a militares con sonrisa, convertirlos en héroes, para luego imponer la desgracia. La historia contemporánea está llena de esos ejemplares. Son troyanos, de esos que destruyen las computadoras. Virus que deben ser extirpados y ubicados donde corresponde. La civilidad es liquidada por esos actores. Son los propulsores de la inmediatez. Conciben la política para acceso al poder, y el autoritarismo para liquidarla.

La salida a la crisis venezolana pasa por el cambio de régimen, eso es verdad, pero jugar con equivocados e impulsar sus equivocaciones es tarea de ciegos. Los acuerdos en factores democráticos es necesaria para impulsar propuesta civilista, humanitaria y coherente con el accionar del momento. No se puede seguir nadando en la nada, tratando de evitar la leña de los apurados en mantener al socialismo siglo XXI en el poder, para que sigan jodiendo a los ciudadanos. ¿Intervención militar? Joder.

Arturo Molina
@JARTUROMS1

26 agosto, 2018

VENEZUELA MERECE MEJORES GOBERNANTES


EL AGUIJÓN

VENEZUELA MERECE MEJORES GOBERNANTES

POR: ARTURO MOLINA

Venezuela vive momentos difíciles. Cada acción gubernamental tiende a duplicar los problemas de los ciudadanos. La protesta social desespera al gobernante y lo lleva a establecer alianzas con factores externos, ideológicamente afines y comprometidos con sus desafueros, para crear mecanismos de apaciguamiento social. El interés es sostener el poder, sin importar consecuencias de sus arbitrariedades. El irrespeto a la normativa legalmente establecida no se disimula, es grotesca e indignante.

El régimen multiplica la inflación y anuncia nuevas sorpresas en materia económica, todas dirigidas al incremento de la escasez, hambre y miseria. El día se hace largo para los ciudadanos y la noche corta. La salud se deteriora. Los centros hospitalarios carecen de recurso humano y medicamento para atender pacientes. Reaparecen enfermedades controladas en tiempos pasados. La escabiosis (sarna) se apodera del cuerpo humano a todos los niveles. El sarampión cobra vidas. La muerte está latente. El derecho a la vida es cuento de pasillo.

La ausencia de liderazgo y propuesta en sector disidente, ha facilitado al oficialismo generar estrategia direccionada en la destrucción o desaparición de las organizaciones con fines políticos opositoras, administrando su veneno en contra de algunos representantes de los partidos, hasta minimizar o desaparecer a cualquier dirigente que se presente a la palestra pública, y con ello avanzar en la desarticulación de la sociedad y sus instituciones. La influencia del oficialismo no ha alcanzado proporciones mayores y los ciudadanos resisten y mantienen la esperanza de alcanzar el cambio en democracia, rechazando las confrontaciones estériles  en sectores de la alternativa democrática. Esa es la nueva tortura para la oposición.

Los dirigentes de los partidos políticos están obligados a revisarse, debatir, innovarse y presentar propuesta para el cambio de gobierno a la sociedad. La unidad de propósito no tiene porque ser la desaparición de ideales y sueños. Al contrario, es el encuentro para sembrar en suelo fértil el arraigo del sistema de libertades con respeto a las ideas ajenas. Los partidos políticos son el instrumento para la conquista del poder. La sincronización entre lo ético y lo moral no debe estar ausente de los mismos.

Los vecinos esperan la oportunidad de sentirse nuevamente ciudadanos. Las organizaciones no gubernamentales (ONG), Fundaciones, Asociaciones, la academia, los intelectuales, gremios profesionales, entre otros, son bases fundamentales para alcanzar interrelación entre la sociedad y el poder, señalando rutas y canalizando acciones entre representantes y representados. El nuevo amanecer reclama la integración de los ciudadanos, y el respeto a sus instituciones. Venezuela merece mejores gobernantes.

ARTURO MOLINA
@ARTUROMS1
www.jarturomolina.blogspot.com