botones

19 mayo, 2019

EL SECUESTRO


EL AGUIJÓN

EL SECUESTRO

POR: ARTURO MOLINA

El secuestro es un delito penado en la normativa jurídica nacional e internacional, y rechazado por las sociedades por ser una de las acciones que atentan contra los derechos humanos, particularmente contra la libertad. Acción utilizada por grupos irregulares para conseguir dinero, y con ello sembrar terror en los habitantes, asediando, persiguiendo y extorsionando hacendados, comerciantes, productores, a quienes les retienen y hasta asesinan de no convenir lo exigido.

En su tiempo los gobiernos establecían acuerdos para evitar la presencia de ese flagelo en sus territorios, denominado la industria del secuestro, pero las cosas han cambiado, ahora se les ceden espacios nacionales, transitar y delinquir libremente. Se hacen llamar revolucionarios para esconder su alienación con el narcotráfico y la corrupción. Ya no ven necesario irse a las montañas y pasar necesidades para mantener vigencia con el cuento de la explotación y la lucha de clases, ahora se sienten dueños de la voluntad de los ciudadanos porque ostentan el poder y las armas, y hacen de la justicia lo que les viene a su antojo, emitiendo ordenes contra la libertad de las personas a capricho, e intentar tomar por la vía de la ilegalidad lo que les fue negado legítimamente.

Los revolucionarios siglo XXI han cambiado las reglas de juego para la convivencia social y aplican sus retrógradas prácticas, retornando a la Venezuela de la ruralidad y el atraso. Ahora es el propio gobierno el que persigue, acecha y secuestra a cualquier ciudadano, y actúan descaradamente contra la disidencia política. Aplican la selección como método para la intimidación, y niegan el lugar de reclusión y estado de salud de las personas y presos políticos. La pobreza es su norte y la esclavitud su triunfo.

Atrás quedaron las oportunidades de implementar vínculos entre lo social y económico, como base para la aplicación de políticas públicas a favor del desarrollo, y contrarrestar la desigualdad. Basta con revisar el reporte económico (mayo) 2019 de la Academia Nacional de la Ciencias Económicas www.ancevenezuela.org.ve/ance/sites/def… para percatarse del retroceso que implica la acción económica adelantada por los revolucionarios del siglo XXI. Temas como la salud, educación y seguridad social son usados para el discurso ponzoñoso de la élite del oficialismo. El interés es mantener a los ciudadanos aislados de los avances que aporta el conocimiento científico.

Los venezolanos viven arrinconados por las acciones pueriles del régimen frente al poder. Las familias aisladas por la diáspora. La muerte acecha por ausencia de medicinas y alimentos. La inflación arrebata cualquier salario. No hay capacidad de producción de energía eléctrica, gasolina, gas doméstico. Regresar a las lámparas de kerosene para alumbrar los hogares, parece ser la alternativa, solo que tampoco se consigue ese producto derivado del petróleo. Que las familias venezolanas cocinen con leña el monte que logren recoger, es la pretensión de los revolucionarios siglo XXI, pero también termina mal por la presencia de las lluvias. Todo apunta perversamente por la infamia de quienes regentan el Poder Ejecutivo Nacional.

Quebrar las cadenas que oprimen la libertad, imponen la miseria y secuestran las decisiones de la mayoría, depende de la participación activa y permanente  de los ciudadanos. Todos son necesarios.

ARTURO MOLINA
@jarturoms1

12 mayo, 2019

EL DESPRECIO


EL AGUIJÓN

EL DESPRECIO

POR: ARTURO MOLINA

Las acciones de los seres humanos generan empatía o rechazo. Algunas son acogidas con alegría o tristeza. En oportunidades se pierde la cordura y el entendimiento se diluye. Las que se repiten desaforadamente atentando contra los derechos ciudadanos albergan en las personas resentimiento, frustración e impotencia, que se traducen en conductas de choque y guerra. La estrategia de la confrontación es lanzada por intereses de personas mezquinas, aduladores e insensatos. La responsabilidad no anida en ellos, son individuos cerrados, formados en hogares con severos desequilibrios, maltratados y abusados.

El acceso al poder les ha permitido a ese tipo de ser viviente plantearse la venganza como alternativa a su desdicha. Le asignan al que tiene recurso económico su infortunio. Apuntan a convertirse en salvadores de los desposeídos para igualarlos a todos en condiciones paupérrimas. Se agrupan bajo el manto del discurso de la reivindicación y con ello multiplican su propia desgracia, ese es el nivel de su grandeza. Van a los centros de educación a pulular, no les interesa estudiar, pero critican al que logra la beca, asciende y con sacrificio se hace profesional de la República, y cuidado si tiene ascendencia en su carrera, porque de inmediato surgen los ataques y desproporciones de la lengua desubicada.

El resentido tiene la particularidad de que todo lo hace ver como ponzoñoso. Cada propuesta es altamente destructiva. Arrastra con él a quienes les rodean.  Hacen de la orden el abuso. La obediencia y disciplina no es a la institución, la dirigen hacia la persona. Utilizan a sus seguidores, soldados, milicianos como sus esclavos y los ponen en primera fila para provocar la confrontación y de ser posible alcanzar la muerte. Las armas contra el pito, canto y la piedra hacen del insignificante el hombre valiente.

Así actúan en todos los terrenos. No creen en la educación plural, familia, comunidad, convivencia ciudadana. Son incrédulos, arrogantes e impertinentes. La fuerza bruta es su arrojo, por ello secuestran, amenazan, imponen. Son una mezcla de nada con nada, o tal vez, de estiércol con estiércol para producir más estiércol. Conquistar el afecto de la sociedad les da igual. El amor no tiene cabida en sus apetencias. Viven en la deshonra porque eso los hace honorables.

Las instituciones legítimas les producen desasosiego. Asumen la disidencia como traición a la patria, enemigos de los salvadores. Salen a las calles con turbación porque la mirada de los ciudadanos no le es amigable. Sacan a sus familias del suelo patrio porque el reconcomio reina. Recogen lo sembrado, solo que a nadie la gusta el desprecio.

ARTURO MOLINA.
jarturomolina@gmail.com                                       
@jarturoms1
www.jarturomolina.blogspot.com

05 mayo, 2019

JUGAR SIN CARTAS OCULTAS


EL AGUIJÓN         

JUGAR SIN CARTAS OCULTAS

POR: ARTURO MOLINA

La jerga política venezolana se escribe entre líneas gruesas y grises. La letra pequeña y con colores se está dejando a un lado por los inmediatismos, o tal vez por los egos. La intención no es hacer juicio adelantado, de ello se encargara la historia en su tiempo, pero los acontecimientos que se están presentando desde el 30 de abril 2019, pareciera ser reeditan acciones u errores que debieron haberse superado como aprendizaje, cosa que parece no es así, y se persigue nuevamente establecer dinastías políticas antes que la solución al problema de la crisis impuesta por sistema político castrista-comunista-militarista.

El mesianismo valora a los activistas políticos dependiendo del partido en que militan, y no aceptan liderazgo distinto al suyo. Cualquier cantidad de bosta recorre las redes sociales si el activo público no es de la organización que impone la moda. De esa forma llegó al poder lo que denominan revolución, se apoyó en el voto y luego cristalizaron alianzas con sectores internacionales ligados al pensamiento arcaico, arbitrario y esclavista, dando cabida a mafias, guerrillas, paramilitares, colectivos, narcotráfico. Les entregaron la soberanía nacional, al punto que en la frontera los delincuentes se disputan el control de ese territorio, empresas y la convivencia ciudadana. Esa jauría enfermiza durante largos 20 años se ha aferrado a la Constitución para pedir perdón y la violentan al sentirse fortalecidos, e imponen la tortura como método de coacción al disidente, y el control social para la manipulación y perpetuación en el poder.

El propósito de los factores democráticos es salir de la dictadura castro-comunista-militarista para restablecer el sistema de libertades; abrir los espacios de participación; vigorizar la libertad de expresión; crear el piso jurídico para la inversión privada y pública y coadyuvar al fortalecimiento de los partidos políticos y sus liderazgos. Brindar lugares sólidos, seguros para el desarrollo y beneficio de los venezolanos, sin anteponer colores partidistas. Así lo entendieron los factores políticos que difieren del modelo dictatorial y los ciudadanos lo han exigido permanentemente, sumándose sin reserva en esa causa liberadora. Jugar con cartas ocultas, atrae el desánimo, desconfianza y desunión. La esperanza es que no se sacrifique a la disidencia que son más del 85% de los venezolanos por esos sobre saltos.

La respuesta del dictador no se ha hecho esperar y la represión ha tomado nuevamente las calles, causando muertes y ataques con bombas lacrimógenas, incluso dentro del recinto de iglesia católica. La supresión a la libertad de expresión se agudiza tanto para silenciar medios de comunicación como a los periodistas, generando la autocensura en otros al verse desprotegidos. Decisiones amañadas se tejen en institución de justicia como la que se anunció contra el Primer Vice Presidente de la Asamblea Nacional, y Vicepresidente de AD, Diputado Edgar Zambrano, para amedrentar a su militancia, alcanzando el efecto contrario, con respuesta contundente de la dirigencia de ese partido político policlasista, democrático, subrayando con ello, que no hace política al azar, no se deja intimidar, ni subestima al contrario y sus métodos de lucha.

No basta entonces con gritar Maduro vete ya. La unión es necesaria para resquebrajar el centro de gravitación que sostiene en el poder al dictador, cada vez más débil, pero aún en el poder. Hay que recalcar que es necesaria la organización, disciplina, capacidad de movilización y propuesta, para avanzar en la restauración del sistema de libertades.
Arturo Molina
@jarturoms1
jarturomolina.blogspot.com


28 abril, 2019

EL CHAVISMO AZUL


EL AGUIJÓN             

EL CHAVISMO AZUL

POR: ARTURO MOLINA

La lucha por el poder tiene a actores que hacen de la anti política su abrigo, sin meditar que se encuentran al borde de la demencia. Se esconden detrás de espejismos y pretenden ser seguidos por todos sin ni siquiera poder chistar. Han sembrado desesperanza permanentemente en la sociedad a través de la descalificación. Crean el choque entre generaciones y tildan a los viejos de malos y los jóvenes de buenos para utilizarlos en sus extravagancias. Se hacen llamar liberales, opositores al régimen, pero sus acciones van dirigidas a atornillarlos. No conciben las diferencias entre el socialismo científico (comunismo) y la socialdemocracia, social-cristianismo, y atacan por igual. Lo cierto es que entienden de guerra porque son vacíos, sin contenido, sin formación política, pero oportunistas del momento. La esquizofrenia les arropa y es así como mantienen su posibilidad de seguir en la palestra pública.

La lectura del libro de Enrique Krauze “Travesía Liberal” les vendría bien. Les arrojaría luces sobre como es el ser humano, sus experiencias, vivencias, engaños, aciertos y desaciertos. Pudieran comprender de reflexión y por supuesto de cambios, rectificaciones. Entenderían de dinámica y tal vez (es mucho pedir) dejarían la manipulación. En su adentro no se diferencian de los tiranos, déspotas y dictadores, porque esa es la realidad por la que se mueven, solo que el poder está en el otro extremo y ellos necesitan tenerlo de su lado para hacer lo mismo, pero ya no vestidos de rojo, sino azul.

El que impere el hambre, miseria y muerte les agrada hacia adentro porque les permite tener algo que decir hacia afuera. Aúpan la diáspora y luego se van por el mundo organizando la resistencia, alardeando contra los comunistas e incubando dudas sobre la oposición no alineada a sus apetencias. Apuestan por la aniquilación de dirigentes como Henry Ramos Allup, Claudio Fermín, Laidy Gómez, Julio Borges, Juan Guaidó, Enrique Capriles, Leopoldo López, Edgar Zambrano, Manuel Rosales, Eduardo Fernández. Les molesta y asusta la gente pensante, que convive aún en la diferencia, sin titubeos, claros, con propuestas. Oír no significa estar de acuerdo. Buscan con desespero la aniquilación de los partidos políticos, les fastidia la organización de la sociedad, no creen en otros interlocutores que no sean ellos, o sus designados. Otro libro que deberían leer esos aficionados es el “Hombre Mediocre” de José Ingenieros. Allí ilustran con ejemplar lucidez lo que realmente están representando.

Los novatos del chavismo azul entienden por negociación política la posibilidad de obtener fondos, porque ven de la política un trámite mercantilista, y por ello se molestan al no ser ellos quienes la lideren. Se ufanan del apoyo que reciben a través de las encuestas, pero no tienen músculo para afrontar y enfrentar en el asfalto la realidad presente (no les interesa). La prepotencia les arropa. Si alguien se arrima a otro que no es de su agrado, inmediatamente es tratado como traidor, entreguista y acusado desde las redes sociales a través de robots como un ladrón, mala compañía, todo para mover la opinión pública, obligar al sensato a ser insensato y apuntalar la polarización (aquí su deleite).

El primero de mayo es día para la mega protesta. Momento para sacudir la desesperanza. Hacer del reclamo la exigencia al respeto a la Constitución Nacional y el cese de la usurpación. Llamado a las fuerzas armadas para no seguir apoyando la destrucción del país y a falsos socialistas. Nada de envalentonamientos para generar inmolación, muerte y desesperanza.

ARTURO MOLINA
@jarturoms1
www.jarturomolina.blogspot.com


21 abril, 2019

HUGO CHÁVEZ


EL AGUIJÓN

HUGO CHÁVEZ

POR: ARTURO MOLINA

El coronel Hugo Chávez, militar golpista, perdonado por el entonces Presidente de Venezuela fallecido Rafael Caldera, y devenido en Presidente de la República por la decisión de la minoría, (convertida en mayoría) que se presentó a sufragar en las elecciones de 1998 (jurando en la cara de su salvador y ante la constitución moribunda en febrero 1999), se dio a la tarea de engañar a sus seguidores con promesas y ofrecimientos cuyo real objetivo era el enriquecimiento personal, familiar y de su entorno. Validó su estrategia a través de alianzas con dictadores extranjeros, a quienes les entregó el manejo y decisiones en el poder y de la riqueza natural del país. Se mostró como hombre de bien para sembrar el mal. En tiempo de bonanza regalo a los ciudadanos el espejismo de que la fortuna interna les pertenecía, para ir generando la complicidad requerida en su macabro plan de destrucción y esclavitud de la sociedad.

La enseñanza reina y se promueve constantemente en las huestes de sus discípulos. Sin escrúpulo posesionan sobre el arco minero en suelo de los Estados Bolívar y Amazonas a los invasores cubanos, rusos, chinos, árabes, paramilitares, guerrilleros, terroristas, con quienes tienen y mantienen afinidad. Vienen a saquear el petróleo, oro, hierro, coltán, y pare de nombrar. Son pirañas desesperadas por dinero; no son aptos para el trabajo creador; su formación es para la destrucción, el odio, rencor, envidia, pleito y la guerra. El oficialismo tiene 20 años lacerando la mente de los ciudadanos, promoviendo e inculcando la miseria.

Hugo Chávez abrió posibilidad para que Venezuela pudiera ser despojada del Territorio Esequibo, con superficie de 159.542 km cuadrados y riquezas naturales incalculables. Lo hizo en honor a su avaricia. Hoy ese suceso se cierne en puertas en detrimento de las nuevas generaciones y el desarrollo del país. Lo reclamado por nuestros ancestros, es entregado por quienes no sienten la patria. Los errores se admiten, repetirlos es de ingenuos, o tal vez del mediocre.

Hugo Chávez corrió libremente por el mundo comprando conciencias y apoyo internacional con dinero de los venezolanos. Así se hizo de un liderazgo en el continente. Fue artífice en el lavado de dinero e ingreso del mismo de forma ilegal a otras naciones, para auspiciar el quiebre de gobiernos democráticos, e implantar dictaduras. Lamentablemente los gobernantes demócratas le subestimaron, al igual que se hizo a lo interno del país. El contexto de calamidad presente mueve el tablero de la opinión de gobiernos e institucionalidad internacional en defensa de los Derechos Humanos.  Lo hacen dependiendo de los intereses de sus propias naciones, pero es digno de admirar a los Presidentes de Colombia, Chile, Ecuador, Perú, Brasil.

El apoyo de gobiernos de Estados Unidos, Canadá y Comunidad Europea han sido fundamentales para mantener a raya al tirano, pero es la sociedad venezolana la que debe definir con hidalguía, firmeza y contundencia, si la cofradía de irresponsables en torno al déspota debe salir o mantenerse en el poder. Esa es la línea de acción planteada desde la Asamblea Nacional. Librar a Venezuela del usurpador, es librarla de las huestes del mal, incubadas por Hugo Chávez.

ARTURO MOLINA
@jarturoms1
www.jarturomolina.blogspot.com

14 abril, 2019

¡HACE 17 AÑOS!


EL AGUIJÓN

¡HACE 17 AÑOS!

POR: ARTURO MOLINA

El año 2012 era señalado como el año de la desaparición del mundo. Relatos diversos recorrían los medios virtuales. La angustia se reflejaba en algunos rostros, en otros, el carómetro era de molestia por tales predicciones. Hasta película surgió con ese nombre: 2012. 07 años después la vida sigue su curso, la tierra no se detiene y los ciudadanos eligen sus gobernantes. Las Leyes creadas por el hombre se abrazan con las de la naturaleza. En algunos gobiernos existe la voluntad para crear, construir, innovar, en otros media la disposición para destruir.

Venezuela vivió entre el 11 al 14 de abril de 2002 su revolcón. La ida y retorno del gobernante de entonces sacudió al mundo. Se habló de golpe de estado. Violación a la Constitución. Renuncia del Presidente. Todo era de película. Se repartieron gobernaciones, alcaldías. Reuniones de civiles con militares. Se disolvieron los poderes. Hasta el gobernante entrante recibió su apodo de Carmona el Breve. Reinó la confusión. Quienes manifestaron freír en aceite las cabezas de los adecos,- hasta vídeo se presentó para dar publicidad a tales propósitos en campaña electoral 1998-, sintieron en 2002 el látigo en sus espaldas.

El retorno se hizo con el crucifijo en la mano. Se acudió al perdón del soberano para sanar los errores presentes. Se hicieron promesas de rectificación para burlar una vez más a las personas. La persecución se hizo inclemente.

Algunos se escondieron o huyeron, y otros negociaron y delataron a sus compinches para salvar su pellejo. A cambio les asignaron embajadas (incluido quien anunciara al país la renuncia del gobernante depuesto, mostrando papel de tal hecho), y les permitieron seguir siendo parte de la fiesta. Los demás viven en el exilio. El apuro trunco la posibilidad de cambio. Los nuevos reyes se sintieron con el don de excluir, señalar y decidir quiénes serían sus socios. Por cierto no eran muchos los ganados a sumarse a semejante planteamiento. Militares encopetados continuaban con el control del poder. La tiranía comenzaría a mostrar su verdadera cara. Su formación neonazi alumbraría en corto tiempo.

No se podía esperar otra cosa de quienes vienen de la fuente perversa que gobierna. Los mismos que han saqueado el erario público. Los camaradas llenos de odio. Esos que hoy mantienen en penumbra a la sociedad venezolana. Los que criticaron las prebendas de políticos de la llamada cuarta república y que ellos quintuplicaron al exponente del millón. Han pasado 17 años de ese evento, y a 20 de encontrarse en el poder el olor que emanan es el de la miseria. La ruina les sale por sus poros porque la masa gris les es escasa para pensar y actuar a favor del bien. Son esa cantidad de años retornando a enfermedades y modo de vida medianamente superados, arrimando el  mingo a favor del totalitarismo.

Los ciudadanos reviven hoy ese mal recuerdo y padecen la pesadilla. Son ellos mismos los llamados a poner las cosas en su lugar, aferrados a la defensa de la práctica política como norte para salir de la calamidad. Es el momento de la unión. Esos 17 años son aprendizaje para valorar el presente y soñar el futuro.

ARTURO MOLINA
@jarturoms1

07 abril, 2019

LOS VIOLENTOS


EL AGUIJÓN
LOS VIOLENTOS

POR: ARTURO MOLINA

La protesta organizada como la del 06A-2019, cívica, constitucional, desespera al régimen. En Caracas la reprobación al sistema de gobierno revolucionario fue multitudinaria, contundente. Igual situación se registró en todo el territorio nacional. Lo acontecido en Tinaquillo, Estado Cojedes, es la respuesta de las hordas violentas del oficialismo al ver a miles de ciudadanos alzando su voz para reclamar cambio de modelo político y económico. Lastimosamente esos desadaptados andan libremente por las calles, son escudados por las FAN y los que regentan el poder en ese Estado, en abierto apoyo desde el usurpado Poder Nacional.

Atropellar adrede, con vehículo a alta velocidad, al Secretario Agrario Nacional de Acción Democrática @Adonay8a1 para intentar quitarle la vida, es acto de cobardía y desequilibrio mental, que evidencia el miedo del régimen al ver la posibilidad de perder el poder. Persecuciones contra diputado Robert Alcalá (AD), o el Alcalde en Zulia Lennis Guerrero (AD), o la privación de libertad contra Roberto Marrero (VP), es el libreto utilizado por el oficialismo para sembrar miedo en sociedad venezolana, al igual que lo ha hecho con cientos de presos políticos, a quienes acusan sembrando ellos mismos las supuestas pruebas. Menores de edad fueron igualmente agredidos por esos salvajes, que gozan de permisos para portar armas y delinquir.

Los diputados Nora Bracho y Renzo Prieto (VP) corrieron con mejor suerte en Maracaibo, Estado Zulia, al ser detenidos por miembros de las FAN, violando la inmunidad parlamentaria, y amenazada ella, con ser golpeada en la cara. Les devolvieron la libertad, pero el atropello queda allí, para el expediente de la historia y la justicia. Igual situación se les viene presentando a los profesionales del periodismo al tratar de realizar su trabajo. Son agredidos por funcionarios uniformados, o perseguidos por los violentos del régimen, les arrebatan sus equipos y destruyen el material para borrar evidencia, pero la mejor y genuina demostración es la que registran directamente esos profesionales por las actuaciones de esa secta.

En los espacios regionales gobernados por demócratas, el régimen intenta montar ollas sucias contra los gobernadores electos legítimamente, para crear matriz de opinión adversa con la finalidad de intervenirlos y hacerse del poder ilegítimamente. Se valen del control y sumisión de las personas que regentan instituciones nacionales para dar matiz de credibilidad a sus argucias. Niegan los recursos a los espacios regionales, y les fastidia el reclamo.

Desde la Asamblea Nacional se viene tejiendo la ruta para salir de la usurpación y buscar caminos constitucionales, en pro de rescatar el sistema de libertades. La tarea no ha sido ni va a ser fácil, pero con organización y disciplina se va a obtener resultado apropiado. Cada quien tiene derecho a pensar y actuar de acuerdo a sus propias convicciones, llegará el momento de debatir propuestas, pero en el presente la unión hace la fuerza para detener a los violentos.

ARTURO MOLINA
@jarturoms1
www.jarturomolina.blogspot.com