botones

13 enero, 2019

SATANIZAR NO AYUDA


EL AGUIJÓN

SATANIZAR NO AYUDA

POR: ARTURO MOLINA

La situación país en Venezuela ha permitido a sectores radicales apropiarse de la opinión pública en términos de la inmediatez. El cambio de gobierno es una necesidad gritada por los ciudadanos, pero debe darse bajo el manto de lo establecido en la Constitución Nacional para evitar entuertos que enreden y prolonguen la estadía del régimen al frente del poder.

La Asamblea Nacional ha dado paso al frente para desde los cabildos abiertos informar al país de la realidad y los escenarios que se pueden presentar. Se enfrenta a factor político con poder económico y control de las instituciones. Se espera respuesta de las Fuerzas Armadas Nacionales, pero estás no van a responder ni actuar bajo la desorganización y sin apoyo contundente de los ciudadanos.

La presión internacional ha hecho y sigue haciendo mella sobre las acciones que ejecuta el régimen hacia afuera, pero indiscutiblemente es la protesta interna, organizada, articulada con gremios, sindicatos, estudiantes, partidos políticos, vecinos, ong, iglesia, la que tiene peso real para que el régimen desaloje el poder, pero ese desalojo no es a golpes y mandarrias, es por la vía del entendimiento, de sumar a negros y blancos, rojos y verdes, amarillos y naranjas.

La estrategia del régimen ha sido y sigue siendo la confrontación a través de la  zozobra, división de la unidad, el desprestigio y escándalo contra connotados dirigentes de la disidencia, lo repiten una y otra vez. Elaboran con pinza anuncios diversos para sembrar la duda y promover la desesperanza en la mayoría de la sociedad democrática. Ante esa maniobra hay factores de oposición que pisan la concha y asumen el odio contra quienes hoy regresan para apoyar el restablecimiento de la democracia, asumiendo lo inmediato como bandera, sin sentarse a revisar lo que acontece y el camino a seguir.

El triunfo no es para aplastar al contrario, así ellos vean a los otros como enemigos, y nadie puede cantar victoria hasta que el juego termine. Esa no es la conducta de los demócratas. La actitud debe ser hacia el abrazo, el reconocimiento, la disculpa, reflexión. Requerimos de ciudadanos que respeten al otro, para generar país para todos, con cultura para el entendimiento, debate, la reflexión. Salir de unos radicales para coronar a otros es para seguir jodidos. Satanizar no ayuda.

ARTURO MOLINA
@jarturoms1
jarturomolina@gmail.com

06 enero, 2019

FRENAR EL RUMOR


EL AGUIJÓN

FRENAR EL RUMOR

POR: ARTURO MOLINA

Inicia el 2019 y la carga de la crisis económica sigue siendo pesada para la sociedad venezolana, atentando contra el ya destrozado ingreso familiar. Los anuncios desde el oficialismo solo son expresiones verbales que nada tienen que ver con la puesta en marcha de elementos propios que rigen la economía, pronunciando los desequilibrios y escasez generalizada, generando lo que a los socialistas siglo XXI les agrada, vivir entre el estiércol.
El sector político  opositor al régimen se mueve entre aguas turbias que magistralmente han sido lanzadas desde laboratorios concebidos para satanizar propuestas de cambio que en sociedades modernas se distancian de la guerra a través del fusil y el odio. Con ello no se pretende ocultar errores cometidos, que han servido de alimento para los auspiciadores de la división y el fortalecimiento del mal y destrucción del país.

Pululan los adivinos, y lanzan mensajes que se multiplican con fuerza a través de las redes sociales, indicando que el régimen caería el 25 de diciembre, luego el 1ro de enero. Todos auspiciaban golpe militar, y dirigían sus dardos envenenados contra los  partidos, sus dirigentes y ciudadanos no partidistas que promueven el cambio bajo el manto del lo establecido en la Carta Magna. Amaneció y no paso nada. Rumores y más rumores, o, chismes y más chismes. En eso se han convertido algunas personas que parece son del régimen o los apoyan.

Esos mismos adivinadores delinearon que el 5 de enero 2019 algunos factores políticos de oposición no respetarían los acuerdos establecidos para la elección de la nueva directiva de la Asamblea Nacional, y ocurrió todo lo contrario. Se generó el debate dentro del marco del respeto y la tolerancia, se votó y el resultado fue lo acordado con anterioridad. Una vez más se quedaron los auspiciadores de la confrontación estéril con los crespos hechos.

El nuevo Presidente de la Asamblea Nacional le habló al país. Allí se recoge lo que está pensando el sector político opositor. El planteamiento del desconocimiento al actual gobernante a partir del 10 de enero está apegado a lo establecido en la Constitución Nacional vigente desde el año 1999. La diatriba que se comienza a ver en las redes sociales sobre conceptos e interpretaciones acerca de lo que viene después del 10D es necesaria y oportuna. Eso expresa pluralidad, democracia, participación, para llegar a entendimiento. Vacío de poder, Usurpación de Poder, Gobierno de Transición Emergencia Nacional, todos caben, ninguno sobra, pero es necesario definir el que se va a poner en práctica, y aún con diferencia, lo importante es que se comienza a ver rumbo, estrategia, propuesta, organización, y hay que alcanzar la disciplina, para salir de la pesadilla sin derramamiento de sangre y a costa de los pendejos.

La opinión y presión internacional sigue su curso. La Asamblea Nacional está allí, actuando. Hay que vivir la política dentro del marco de las realidades objetivas y subjetivas presentes. No se puede seguir oyendo a los otorrinos del chisme y el desaliento. Las acciones por venir requieren de temple y cordura.

Arturo Molina
@jarturoms1

10 diciembre, 2018

¿AHORA QUÉ?


EL AGUIJÓN

¿AHORA QUÉ?

POR: ARTURO MOLINA

Pasadas las elecciones de Concejales 9D-18 en Venezuela, y con histórico abstencionista rondando el 88% según cifras aportadas por @Meganalisis, con irrisoria participación del 12%, suficiente para que barrieran los candidatos del socialismo siglo XXI en todo el territorio nacional, es abrumador y ensordece el silencio palpitante en calles, barrios, urbanizaciones, pueblos, caseríos y ciudades. Parece derrota antes que triunfo, y es que pudiera aplicarse la máxima de que ganando se pierde y perdiendo se gana, solo que habría que escudriñar quien es quien en esa ensalada sin nombre.

¿Ganaron los que llamaron a la abstención? ¿Perdieron los que llamaron a hacer uso del ejercicio de la ciudadanía? Es el juego de las escondidas, o mejor aún, el juego de la lleva. Aquí no se corre para esconderse sin ser encontrado o evitar ser tocado para pagar penitencia, se corre sin rumbo.

Las expresiones soeces acerca de los partidos políticos y los políticos no cesan. El encuentro y el debate es cosa del pasado. Todo apunta a la “estrategia deslegitimadora” con fecha enero 10- 2019. Es el día “D” dicen unos. Ahora sí que es verdad. Que no se chorreen los socialistas siglo XXI, dicen otros. A partir de ese memorable día serán desconocidos por los gobiernos del mundo. Vendrán los marines, los chupa sangre, los zombies, los sin hueso, los arrechos, y listo, fuera el déspota, expresan los saltarines radicales. Por fin el olor a libertad ronda nuevamente el amplio y desolado territorio nacional venezolano, anuncian los más audaces. Toda una mezcla de sensaciones agradables o desagradables según su gusto, que describen la ausencia de liderazgo opositor.

La estrategia de minorías antidemocráticas para bloquear el voto como herramienta para dirimir diferencias políticas o para transferir poder por la vía civilizada, a través del laboratorio descalificador, ha encontrado eco en la opinión pública nacional. La desconfianza está sembrada en los ciudadanos, y es que la incoherencia de los dirigentes políticos también ha ayudado a fortalecer esa expresión de inconformidad.

Ya no hay excusa. La abstención y el voto han dirimido una confrontación sin cuartel, y la historia se encargará de presentar elementos para que cada quien juzgue lo que crea necesario. El 10 de enero está a la vuelta de la esquina. Después de ese día, esperemos no tener que oír a los ciudadanos decir: ¿ahora qué?

Arturo Molina                                              
@jarturoms1
jarturomolina@gmail.com

02 diciembre, 2018

LA PARODIA DE NICOLÁS Y EL SOCIALISMO SIGLO XXI


EL AGUIJÓN

LA PARODIA DE NICOLÁS y EL SOCIALISMO SIGLO XXI

POR: ARTURO MOLINA

El sentido común no impera en el pensamiento de Maduro. Dirige el destino de los venezolanos a modo de propietario de hacienda que da órdenes y se deben ejecutar al pie de la letra sin derecho a protesta. Hace suya la actitud de los déspotas, sintiéndose rodeado y apoyado por el poder de las armas, tanto las legales e ilegales. Han trabajado durante 20 años para esa protección.

Ultrajan permanentemente el sistema de libertades y niegan el estado de derecho establecido en la constitución nacional. Se hacen llamar defensores de los débiles, y en realidad son sus enterradores. Cada aparición pública es para corroborar la burla hacia los ciudadanos. Lo terrible es que en su alocución balbucea cosas que deben ser analizadas para entender el desbarajuste reinante. La economía ha conseguido un nuevo prócer y ahora se debate en pro del premio nobel. Lo dice Nicolás sin tapujo: “la economía venezolana está escribiendo su propio libro, no depende de nadie”. La respuesta puede ser para reír, o tal vez para llorar, cada quien escoge que hacer.

La moneda creada por el nuevo prócer de la economía no depende de las reglas de la economía universal, es él quien define el valor de la misma, y es así como el denominado petro pasa de un valor a otro de un plumazo. Anuncia el aspirante a premio nobel de economía, que quienes habían comprado esa moneda con anterioridad, ahora se benefician porque él decidió subir su valor y con ello ganaron, tiene razón,están lavando dinero a granel. Nada dice de la devaluación del nuevo cono monetario en un 43%, fijación del precio por dólar DICOM en 151,64 bs S.

Todo ello para no reconocer el disparate creado en la economía venezolana y que hace aguas cualquier incremento salarial, jugando a favor de la inflación y especulación, amén de los incrementos en los impuestos, el nuevo precio de la gasolina que viene empaquetado con la eliminación definitiva del llamado bolívar fuerte a partir del 5 de diciembre 2018, ese es otro gazapo que va a emitir con vaselina el régimen, y por descarte, el quiebre del sector privado, para apropiarse de las empresas, hacer populismo con lo que no han trabajado, y concluir con la apropiación de la voluntad de los ciudadanos. Ese es su verdadero propósito.

Los regalos, perniles, calzado, ropa y bonos ofrecidos a las personas para la navidad, además de absurdas, llevan la carga de la exclusión, con la finalidad de alcanzar el sometimiento de los ciudadanos, a través del carnet de la patria. Es de rodillas ante el déspota o la muerte es segura con los socialistas siglo XXI.

La voluntad del déspota no puede verse pisada por la expresión de la mayoría, es por eso que atenta contra el voto, la autonomía universitaria y las decisiones que devienen de sus miembros, sean estos estudiantes, profesores o autoridades universitarias. Es el mecanismo que con astucia utilizan para dinamitar la expresión de la pluralidad y fortalecer la desesperanza.

Una cosa es que la sociedad venezolana aspire cambios en paz, y otra que el régimen crea que se puede seguir burlando de los ciudadanos hasta que les parezca. Allí la estrategia del socialismo siglo XXI tiene su techo. Más temprano que tarde va a venir acuerdo para realizar elecciones generales en suelo venezolano. Se tendrá que definir el sistema de gobierno que quieran los ciudadanos. Será el resurgimiento, revisión y acople del sistema de libertades, o la continuación de la parodia de Nicolás y el socialismo del siglo XXI.

ARTURO MOLINA
@jarturoms1
www.jarturomolina.blogspot.com

25 noviembre, 2018

DIOS SE APIADE DE ELLOS


EL AGUIJÓN

DIOS SE APIADE DE ELLOS

POR: ARTURO MOLINA

Oír y leer a ciudadanos de otros países opinando e informando sobre lo que acontece en Venezuela, es revisar con tristeza la realidad que la rodea en la actualidad bajo el amparo del socialismo siglo XXI. Destaca por ser el país con mayor auxilio al crimen internacional, terrorismo, contrabando y narcotráfico, tal como lo señalan en INSIGHT CRIME. El lavado de dinero es estremecedor, y se ventila con tal naturalidad por el sector oficialista, que hay quienes señalan el comienzo de la aparición del dinero extraído del tesoro nacional, y cuyo destino era desconocido.

El arsenal contra la corrupción direccionado por el gobierno norteamericano contra figuras del mal llamado socialismo siglo XXI, ha generado carrera contra el tiempo en sus representantes, quienes desesperados recurren a la archi conocida estrategia de distraer a los vecinos con señalamientos de magnicidio o acusaciones contra sus adversarios políticos, para tapar la ola que se les viene encima con eso que se denomina justicia y que ellos burlan a placer en suelo venezolano.

El régimen del socialismo siglo XXI ha jugado adentro a su gusto, pero la pretensión de burlar los mecanismos de control en otras latitudes no les ha salido bien. Han distribuido el territorio nacional a sus pares ideológicos extranjeros, conformados por grupos irregulares, para que controlen vastos sectores ya no solo del lado de la frontera, sino de ciudades, caseríos, zonas de reserva de recursos naturales no renovables, entregando la soberanía nacional a cambio de apoyos miserables que les permita mantenerse aferrados al poder, y continuar con el desmadre a la nación.

El asesinato a mansalva de funcionarios de las fuerzas armadas nacionales de manos de esos irregulares y las declaraciones de altos representantes del régimen en dirección de protegerles, es la suma del asqueo e inmoralidad de quienes aplauden el saqueo al erario público y dan la espalda a la defensa de la nación y sus ciudadanos, al dejarlos a merced del hampa y el terrorismo como mecanismo de coacción y sumisión ante el déspota.

El régimen del socialismo siglo XXI ha destrozado los hogares de los venezolanos, auspiciado el hambre, miseria, muerte, escasez y la diáspora galopante. Genera el quiebre del salario de los trabajadores, crea impuestos descomunales, y favorece la inflación en conjunto con la especulación. Beneficia la expropiación para robar el trabajo de otro. Mutila y humilla al disidente y el sector privado.

Los ciudadanos venezolanos tienen responsabilidad en el destino del país, su participación es fundamental en el escenario de la lucha constitucional para salir del régimen y establecer gobierno de transición que permita la elección de representantes gubernamentales ajustados a la defensa del sistema de libertades. Las vivencias o experiencias dejadas por los representantes del socialismo del siglo XXI deben servir de apoyo para evitar entrar en terreno desconocido, pero tampoco debe ser espacio para los que utilizan y manipulan con la necesidad, en procura de beneficio particular. La sociedad es un todo, diversa, plural, de contraste, pero con un mismo propósito.

El socialismo siglo XXI demostró ser perverso, irracional, de desmedida ambición, cargado de aduladores, oportunistas e improvisados, y se encuentra al filo de la justicia. Dios se apiade de ellos.

ARTURO MOLINA
@JARTUROMS1
www.jarturomolina.blogspot.com

18 noviembre, 2018

LA ALTERNATIVA DE CAMBIO SE CONSTRUYE ENTRE TODOS


EL AGUIJÓN

LA ALTERNATIVA DE CAMBIO SE CONSTRUYE ENTRE TODOS

POR: ARTURO MOLINA

La situación país Venezuela ha destapado ante el mundo el nivel de conflicto existente en el seno de la sociedad para entender la magnitud del problema que representa el régimen del socialismo siglo XXI y sus mentores al frente del poder nacional, quienes pululan por diferentes escenarios dependiendo de la naturaleza de sus ambiciones, aupando la corrupción y el control social como mecanismo de persuasión y entreguismo, con asalto al poder y destrucción de las instituciones, y con ello la implantación del sistema colectivista.

Los representantes de partidos políticos de oposición no encuentran camino expedito para canalizar el descontento social y avanzar en pro del restablecimiento del sistema de libertades destruido por el régimen de los llamados revolucionarios, porque siempre aparece alguien con argumentos distintos para dinamitar la acción política a favor de las locuras de la anti política, discrepancias que son aprovechadas por el régimen para exponer al escarnio público a los dirigentes emblemáticos de la disidencia, en una especie de operación zamuro.

El voto como herramienta para propiciar cambios en paz ha sido acribillado por el régimen porque es su principal enemigo al momento de legitimar los poderes, siendo apoyado por quienes propician la confrontación, aupando la invasión de factores externos, acrecentando con ello la desconfianza, incertidumbre y decaimiento moral de los ciudadanos, generando el discurso vacío, inocuo, intolerante y simplista que interesa al socialismo siglo XXI para continuar con su plan de pobreza, miseria, hambre, muerte, fortalecer la diáspora y apropiarse definitivamente de la vida y decisiones de las personas.

Tanto han nadado en la orilla algunos actores de la anti política que al mínimo mensaje de situación delicada de salud sobre persona o dirigente, de inmediato salen a dejar ver los mensajes de alegría en las redes sociales porque eso ha sucedido, e incluso, le señalan enfermedades inexistentes o simplemente los dan por muertos. Hasta fotografías en urnas sacan con cadáver incluido. Son los creadores de zozobra. Los que desprecian la vida, pero reclaman el derecho a vivir. Personas que representan el mal en el espacio de los seres vivos. Viven de la moda. Aplauden al que más grita. Todo es emocional e inmediato. No revisa que trata el planteamiento, pero ataca visceralmente.

El debate de ideas se hace con propuestas y esas van a aparecer si vienen del seno  de las instituciones partidistas y no partidistas; barrios y urbanizaciones; caseríos y aldeas; vecinos y familias. La sociedad venezolana se encuentra desarticulada porque así están sus dirigentes y organizaciones. El contacto con el grueso de la sociedad se ha dejado de lado. No hay liderazgo, pero sí arribistas. Se sigue remando en aguas oscuras. Todo es algo, y algo es nada. Los pasillos de las instituciones públicas parecen espacios de santuarios, porque reina el silencio por temor y con ello la complicidad para complacer al que amenaza, y para saciar la desgracia buscan culpables en los inocentes, y se cuestiona que el otro no proteste ante su propia cobardía. Venezuela necesita de sus ciudadanos. La alternativa de cambio se construye entre todos sin negar las diferencias, pero con el objetivo claro.

ARTURO MOLINA
@jarturoms1
www.jarturomolina.blogspot.com

11 noviembre, 2018

LINCHAMIENTO


EL AGUIJÓN

LINCHAMIENTO

POR: ARTURO MOLINA

El debate generado en el seno de la Asamblea Nacional del jueves 08 de noviembre ha despertado pasiones en el seno de quienes viven de la mezquindad y pretenden imponer sus puntos de vista e interpretaciones por encima de la racionalidad y el desprendimiento. Son los que cacaraquean si ven a otro cacaraqueando, los loros se quedaron guindados de tanto absurdo. Sirven en bandeja de plata la mesa para que el oficialismo siga perpetuándose en el poder.

La diferencia de criterio en factores de oposición en el seno de la Asamblea Nacional la pretenden ensalzar con el desprecio de los ciudadanos hacia los diputados que plantearon sus razones centrados en la racionalidad del momento, creando matriz de opinión cargada de sesgo político a través de las redes sociales, al hacer público los nombres y pretender solapadamente que los mismos sean agredidos en sus estados, funcionando en concordancia con las llamadas listas Tascón y Maisanta, haciéndolos ver como traidores, entreguistas…

Son los esclavos de la guerra que buscan desesperadamente mantenerse en lugares de privilegio a través de las encuestas, pero no están haciendo lectura adecuada de las mismas y pretenden el chantaje por encima del debate, el acuerdo, el consenso. Son los que hablan de política pero se niegan a hacer viable la misma. Aúpan a la Asamblea Nacional a avanzar en debate, pero la desmadran si sus actuaciones no son como ellos querían. Esos que pululan con el discurso barato que todo va a cambiar mañana, y después salen con chorros de babas a señalar a otros de sus propios errores, destrozando la esperanza de los ciudadanos. Los mismos que impulsan el envío de los marines, pero se están echando aire en los testículos porque los que mueren son los hijos de los pendejos y no los suyos.

Se unen para desprestigiar partidos políticos, dirigentes y sus familias. Viven de las alianzas pero denigran de ellas cuando no les favorecen. Son esa especie de huevo sin contenido, pero al aparecer el camarógrafo empuja para salir en primera plana si la presencia tiene que ver con la lucha a favor de la democracia, así él se mantenga escondido, lo importante es la foto y luego a su cuartel de invierno. Son chiripas sin chiripero. El maletín es solo amague, allí ni siquiera buen olor existe.

La descalificación es su nutriente. La cabeza existe pero no la masa gris. Gravita en ellos la oscuridad, la luz no la ven porque no conocen de colores y eso les hace difícil distinguir la diferencia. Son incapaces de tolerar porque su postura es anticuada, volátil, indiferente. Buscan el poder para balbucear y extrapolar sus olores nauseabundos. Denigran de partidos tradicionales, y sus posturas son prehistóricas. Cuestionan a los caudillos, y ellos son tiranos agazapados. Niegan elecciones aguas adentro pero las exigen aguas afuera. Tiene por norte la espalda porque se rigen por el ano.

Pretenden el silencio, complicidad y sumisión de los ciudadanos porque viven del miedo del contrario. No son capaces de organizar y critican a quienes lo hacen. Viven en soledad y apuestan por la miseria de los demás. Desaparecen por cobardes y aparecen por chulos. La eliminación del contrario, el exterminio, es su línea de acción. La mediocridad inquiere refugio en la locura buscando sobrevivir, pero los tiempos por venir serán de alta factura política, y allí no hay cabida para ese cacle. Venezuela va a ser libre con el esfuerzo y unión de sus ciudadanos, apegados a la Constitución Nacional. El linchamiento pretendido por el régimen del socialismo siglo XXI y sus secuaces contra Acción Democrática y la unión de los demócratas, no lo van a lograr, porque el norte es Venezuela, y el restablecimiento del sistema de libertades.

ARTURO MOLINA
@jarturoms1