botones

18 noviembre, 2016

LOS CULPABLES SOMOS: USTED, ÉL y YO

EL AGUIJÓN

LOS CULPABLES SOMOS: USTED, ÉL y YO

POR: ARTURO MOLINA

Los acuerdos alcanzados entre el régimen y los representantes de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), el viernes 11 y sábado 12 de noviembre 2016, tienen disparadas las redes sociales con infinidad de puntos a de vista acerca de los mismos.

Los del oficialismo bailan salsa y se ríen en pantalla, se sienten ganadores.

Los representantes de un sector de la oposición  en la mesa de los acuerdos aducen que se gano, y mucho. Todo un enredo.

En principio la llamada mesa de los acuerdos se convino para buscar restablecer el orden constitucional que violentó el régimen y su partido socialista unido de Venezuela (PSUV), al coartar el derecho a decidir de los ciudadanos de mantener o no el MODELO POLÍTICO y ECONÓMICO impuesto a los venezolanos, a través del Referéndum Revocatorio (RR), y las elecciones de gobernadores y diputados a los Consejos Legislativos. Sobre eso no se habló.

En el llamado G4 de la MUD, unos alegan que el RR está muerto, y otros se apoyan en encuestas para señalar que los ciudadanos están dispuestos a sufragar por el RR en 2017.

La pregunta es a quién se busca revocar, ¿al régimen y su sistema político y económico decadente, o a una persona? ¿A qué se deben las opiniones incoherentes?

La legitimidad de la Asamblea Nacional (AN) no se obtiene con la elección del 6D. Es con el place del Poder Ejecutivo Nacional y El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que es posible su funcionamiento, y para ello acuerdan la desincorporación y nueva elección de los diputados de Amazonas (el oficialismo canto fraude).

La AN ya desincorporó a los diputados de Amazonas, ¿en reconocimiento al fraude cantado por el oficialismo?, o ¿al hecho de sentirse súper seguros de esa elección y van a rematar obteniendo no 3 sino 4? Lo que está en juego es la mayoría absoluta en la AN. Decisiones importantes, diría de envergadura por la crisis que atraviesan los ciudadanos venezolanos, pasan por esa mayoría.

Ya el señor Nicolás dio fecha posible de esa elección para el 20D 2016. Solo falta el anuncio oficial del Consejo Nacional Electoral (CNE), para dar cumplimiento a la orden dada.

Tal vez el CNE no convoque esa elección para este año porque no es de su conveniencia. El juego del oficialismo es ganar tiempo y alargar la tragedia para los venezolanos.

El acuerdo de repartirse los dos nuevos rectores del CNE, lejos de asegurar equilibrio, sigue dejando en mayoría al oficialismo. Se sigue actuando contrario a lo establecido en el texto constitucional. Los resultados de la nueva elección de diputados en Amazonas, puede aclarar el panorama. Esperemos.

Para asegurar el que la fiesta siga su curso, el régimen certificó el cumplimiento de sus peticiones desde el TSJ, quienes deciden que la AN no puede establecer juicio político contra el Presidente de la República, sus Ministros o funcionarios.

Hay voceros de la AN  que expresan su determinación de no reconocer decisiones del TSJ en contra del Poder Legislativo, por bastardas y, al final, ni los expedientes de tales decisiones pueden ver, para en reconocimiento del Poder Judicial, proceder a la demanda correspondiente.

Ahora opinar o protestar contra el régimen está prohibido. El régimen arremete contra la disidencia. Van de frente contra la democracia.

La “guerra económica” hay que frenarla. Tal vez el régimen logró demostrar en la mesa de los acuerdos, que el hambre y muerte que padecen los ciudadanos no es producto del sistema económico adelantado por el PSUV, sino de los disidentes devenidos en acaparadores, contrabandistas y productores apátridas que reciben todo y no dan nada, y en consecuencia hay que meterle el pecho a la brisa.

El régimen valorará si permite o no el ingreso de medicinas donados a algunas instituciones para resarcir la escasez, que según el oficialismo no existe en la población, y sólo es estrategia del imperio para derrocar al régimen popular, victorioso y revolucionario.

Los presos políticos ya no son tal, ahora son detenidos, y son utilizados por el régimen para sacarle provecho en la mesa de los acuerdos. Sirven de intercambio, dejaron de ser personas, sujetos, ahora son objetos, maletas, mesas, sillas, sobre las que puede sentarse, tirarse pedos o patear a quien le venga en gana.

Los verdaderos culpables de todos los abusos que registra la película de los revolucionarios siglo XXI en contra de los venezolanos, somos usted, él y yo, por firmar y otorgar cheques en blanco, sin revisar y analizar las intenciones de quienes se los hemos otorgado.  


ARTURO MOLINA
@JARTUROMS1

www.jarturomlina.blogspot.com