botones

11 marzo, 2017

JUBILADOS Y PENSIONADOS SON DESECHOS PARA EL GOBIERNO

EL AGUIJÓN

JUBILADOS Y PENSIONADOS SON DESECHOS PARA EL GOBIERNO

POR: ARTURO MOLINA

Los esfuerzos realizados por los ciudadanos venezolanos durante su trayectoria laboral en la administración pública, llegan a feliz término (así lo creen ellos), al obtener la jubilación. Es el momento de reconocer su desempeño y premiar la labor realizada durante 30 o más años de servicio. Algunos incluso, salen con problemas de salud, y deben ser incorporados a la lista de pensionados.

La situación cambia, al encontrarse los ciudadanos con la realidad. El pago de sus prestaciones sociales no alcanzan ni para hacer el mercado. El salario les queda totalmente deteriorado, es insuficiente para adquirir la cesta básica alimentaria, menos aún para vestirse, pagar transporte y atender su salud.

La política social de la que tanto alardea el gobierno, son simples paños de agua tibia, y al final son trazos pensados para el control social de los ciudadanos. Las pensiones, son salarios mínimos, que escasamente sirven para comprar queso, huevos y pan. El deterioro en la calidad de vida de las familias venezolanas es aberrante, y el desprecio del Presidente Nicolás Maduro a los jubilados y pensionados no se disimula, al contrario, se hace con fuerza y nitidez.

La actual Asamblea Nacional aprobó el pago del Cesta Ticket para los jubilados y pensionados desde el año 2016, el Tribunal Supremo de Justicia se hizo eco del mismo y emitió opinión a favor del pago de dicho beneficio, siendo desconocida tal decisión por el Poder Ejecutivo Nacional.

Los jubilados y pensionados cansados del desprecio gubernamental y de la mano de sus dirigentes gremiales han decidido salir a la calle a protestar. La administración pública debe cambiar su trato para con quienes fueron sus trabajadores. Ellos son grandes impulsadores del crecimiento de esas instituciones. El respeto al jubilado y pensionado debe estar por encima de cualquier tozudez gubernamental.

El Cesta Ticket no es un regalo para los trabajadores, es el complemento del ingreso para nivelar deficiencias del salario, pero en suelo venezolano es dado el beneficio de forma circunstancial, porque no forma parte del salario integral del trabajador activo, y este al ser jubilado, entra en el grupo de los nuevos desamparados sociales del ente gubernamental.

Las protestas de los jubilados y pensionados van a arreciar en los próximos días. Allí van personas mayores, caminan con bastones, en sillas de ruedas, con problemas de la columna y para usted de contar. Esperan que el gobierno no les llame apátridas, golpistas, genocidas y demás improperios que son usados por ellos para intentar tapar la incapacidad gubernamental.

Es hora de reivindicar la jubilación y la pensión como un derecho humano por el esfuerzo realizado, y que sea compensado adecuadamente para vivir con dignidad. No más desprecio, basta de ser desechos para el gobierno.

ARTURO MOLINA.
@JARTUROMS1

www.jarturomolina.blogspot.com