botones

17 junio, 2017

ÚLTIMOS DÍAS

EL AGUIJÓN

ÚLTIMOS DÍAS

POR: ARTURO MOLINA
@JARTUROMS1

Las elecciones regionales diciembre 2016 era un respiro en aquel momento para frenar la arbitrariedad; un espacio para el entendimiento político, pero los tiranos prefirieron la burla y el atropello. Implantaron el hambre y la muerte. Violentaron el Estado de Derecho.

La protesta social ha planteado el escenario a otro nivel, y la respuesta del régimen tratando desesperadamente de contener el aluvión es con Golpe de Estado continuado tanto al Poder Legislativo, como al desconocimiento de la actual Constitución al promover elección de constituyente fraudulenta, contando con el soporte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), el Defensor del Pueblo (DP), Contralor General de la República (CGR) y Consejo Nacional Electoral (CNE).

La cabuya se les enrollo en su propio patio ante la denuncia de la Fiscal General de la República por ilegal nombramiento de los Magistrados Exprés del TSJ, y los llevó a forjar el acta correspondiente, que ahora desmienten tanto la FGR como la Ex Secretaria del Poder Moral. Acostumbrados a la impunidad, actúan en correspondencia con el delito.

La torta la coloca como siempre la señora Tibisay Lucena, quien pretendiendo ver la cara de estúpidos a los ciudadanos venezolanos, anuncia cronograma electoral para elecciones de gobernadores, pero antes pretende realizar la farsa de constituyente revolucionaria. Toda una cómica en tiempos de revolución siglo XXI.

Los 78 días de protesta no son para fortalecer la impunidad. Los abusos de lesa humanidad no van a ser escondidos para aliviar la pena a sus responsables. El hambre, miseria y muerte infringida por el régimen a los venezolanos no se solventan con migajas y manipulaciones.

Los responsables de la destrucción de Venezuela no pueden pretender seguir al frente de los destinos del país. La diferencia política debe ser dirimida en el plano de las ideas y la propuesta. El acercamiento con factores que son del chavismo pero se distancian de la dictadura no tiene por qué ser satanizado por nadie. Alcanzar la paz requiere de desprendimiento, eso es distinto a impunidad. A los tiranos se les agota el tiempo.

Las elecciones regionales no son la alternativa hoy para solventar la crisis política, económica y social impuesta por el régimen de Maduro y el PSUV. La solución es llamar a elecciones generales ya. No están dentro de la Constitución, pero pueden venir por acuerdo político. Lo demás es apostar a la guerra civil. Entramos en los últimos días.

ARTURO MOLINA

jarturomolina@gmail.com